Chicago baña de realidad a unos Nets sin rumbo

Brooklyn Nets 84 - Chicago Bulls 102

http://www.youtube.com/watch?v=qQR8vledSwo

Estadísticas completas del partido

Brooklyn Nets y Chicago Bulls se enfrentaban en el que era el primer partido de Derrick Rose en el Barclays Center. Los Bulls llegaban como una de las potencias en el Este, con un balance de 10-6, mientras que los Nets seguían en su proceso de cohesión, que está siendo más complicado de lo previsto.

El partido comenzó con dominio local, poniéndose 12-6 arriba en los primeros minutos, hasta que se les apagó la luz ofensiva. Chicago le dió la vuelta al partido mediante un parcial de 17-3  comandado por un Jimmy Butler que se está erigiendo como uno de los candidatos a Most Improved Player (Jugador más mejorado) del presente curso. Los Nets consiguieron parar la sangría gracias a los tiros en suspensión de Jarrett Jack, que había sustituido a un Deron Williams inefectivo en este primer cuarto. Un triple de Alan Anderson sobre la bocina sirvió para cerrar el cuarto, 25-22 para Bulls. Los Nets sólo habían podido convertir el 33% (7/21) de sus tiros.

El triple de Alan Anderson reducía la distancia a 3 puntos al final del Q1
El triple de Alan Anderson reducía la distancia a 3 puntos al final del Q1 (Foto de @BrooklynNets)

En el inicio del segundo cuarto, los Nets tuvieron algo de éxito con Bojan Bogdanovic atacando a Doug McDermott, pero Jimmy Butler se encargaba de mantener a su equipo por delante. De hecho, eran las pérdidas de pelotas, 10 para Bulls hasta esos momentos, las que evitaban una diferencia más abultada en el marcador. Brooklyn daba muestras de su deficiente fluidez ofensiva, y su defensa no podía contener a un Butler que iba una y otra vez a la línea de tiro libre. Chicago llegaba con una ventaja de 5 puntos, 47-42, al descanso, aunque las sensaciones sobre la pista eran mucho más tranquilizadoras para los de Thibodeau.

El tercer cuarto comenzaba con un Kevin Garnett peleón, que con dos canastas consecutivas ponía a su equipo a dos puntos, 48-46. Pero al igual que en el primer cuarto, justo cuando los Nets parecían reencontrarse, se apagaban las luces de la ofensiva y un parcial de 8-0 visitante volvía  a abrir la brecha hasta los 10 puntos, 56-46. Ni rastro de las estrellas de Brooklyn, que veían como dos jugadores rivales, Gasol y Butler, se bastaban para desarbolar su línea defensiva, ampliando distancias de manera progresiva. Bojan Bogdanovic y Brook Lopez, los máximos artilleros locales en la primera mitad, también habían desaparecido del mapa, acabando el tercer cuarto sin anotar ni un solo punto. El tercer cuarto concluía 76-63, merced a un parcial de 29-16 favorable a los visitantes. Pau Gasol, muchas veces criticado por «blando» destrozaba sin piedad la pintura Net, sumando ya un doble-doble a esas alturas de partido, 23 puntos y 12 rebotes para el español.

Noah y Gasol fueron una pesadilla para los pívots locales. (Foto de @chicagobulls)
Noah y Gasol fueron una pesadilla para los pívots locales. (Foto de @chicagobulls)

El último cuarto comenzó con un Bogdanovic que mostraba el último atisbo de resistencia local, aunque de nuevo, fue algo esporádico. Butler seguía intratable y la defensa de Brooklyn sólo podía detenerlo a base de faltas, que de nuevo se traducían en tiros libres. Sin embargo, no fue Butler, sino Aaron Brooks, con 9 puntos casi consecutivos, el encargado de abrir la herida definitiva, dejando el marcador en un 90-73 y firmando la sentencia para los Nets. A falta de 4 minutos para la conclusión del partido, Lionel Hollins decidió que ya era suficiente y levantó la bandera blanca al tiempo que ponía los suplentes en pista. Fin de la historia.

La frustración local se veía encarnada en un Kevin Garnett que amagaba con morder a Joakim Noah. El jugador de Brooklyn ya ha declarado que en ese momento «sólo estaba bromeando. Si hubiera querido hacerlo… se como morder.»

Los Bulls se llevaban una convincente victoria del Barclays Center, 102-84, dejando a los locales sumidos en la frustración del que ni puede ni ya casi que ni lo intenta. Y para colmo, este año ni siquiera se puede esgrimir la excusa de las lesiones para justificar un juego tan pésimo.

Chicago se consolida como uno de los cocos en el Este, dejando su balance en 11-6, terceros en la conferencia. Su juego interior, a pesar de la importante baja de Taj Gibson, se afianza como uno de los más dominantes de la liga, y el crecimiento desmesurado de Butler junto al retorno de Rose, promete muchas tardes de alegría para la franquicia de Illinois.

Joe Johnson y Deron Williams contemplan la debacle de su equipo desde el banquillo. (Foto de NBA LP)
Joe Johnson y Deron Williams contemplan la debacle de su equipo desde el banquillo. (Foto de NBA LP)

Por su parte, Brooklyn ve como su «Big 3» se va haciendo cada vez más pequeño. Entre Brook Lopez, Joe Johnson y Deron Williams sumaron 24 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias. Jimmy Butler consiguió 26 puntos, 4 reb y 6 asistencias.

Los locales quedan muy tocados, a la espera de poder recomponerse con la visita de los Knicks el próximo martes. Los Bulls por su parte, vuelven a casa para recibir a Dallas, también el próximo martes.