Detenido el ladrón de 7.500 pares de las nuevas Nike Lebron 12

Las zapatillas todavía no habían salido al mercado

Esta es una de esas historias que muchos sólo podrían imaginar en una película de Hollywood. Es uno de tantos casos en los que la realidad ha superado a la ficción. Pongámonos en situación.
Un empleado de una de tantas empresas contratadas por Nike para la distribución del nuevo modelo de zapatilla que llevan el nombre y marca de LeBron James, ha conseguido substraer un total de 7.500 pares por el valor de nada más y nada menos que un millón y medio de dólares. Como decía, de película, el robo de su vida para el convicto. Digo convicto porque este robo tiene ya un culpable, que confesó incluso. Su nombre es Charles Jennings, un ciudadano de Memphis que se valió de su tarjeta de identificación de la empresa para para poder acceder con su camión sin levantar sospechas. Tal y como comenta Marcos Dunbar, subjefe de la Oficina del Sheriff del condado de Shely, el robo no era coincidencia. El ladrón sabía lo que hacía desde un primer momento, lo que no parecía saber era el riesgo que tenía robar esas zapatillas.

«Tenía una idea bastante clara de lo que tenía que hacer. Eran unas Nike, muy valiosas y aún por encima era un modelo que no había salido al mercado.»

Ahí puede que estuviera la perdición de Jennings. Uno de los alicientes para robar las LeBron 12 era que aún no habían sido puestas a la venta, pero también fue uno de los motivos para que Nike pusiera toda su maquinaria legal para acelerar la investigación de la policía. Así fue que en dos semanas el codicioso ciudadano de Memphis fue detenido por un organismo estatal que se encarga de cualquier tipo de robos de mercancías, los conocidos como MAC Task Force. Según se sabe, Jennings había logrado vender hasta la fecha un total de 700 pares de zapatillas hasta su detención. Sin duda alguna habría podido hacer fortuna con el robo de no haber sido detenido.