Los Kings buscan reencontrarse con su identidad

Los jugadores no se encuentran cómodos con el nuevo estilo de juego

Desde que los Sacramento Kings despidieron a Mike Malone, el balance del equipo es de tres victorias en nueve partidos, siendo los tres equipos derrotados los Minnesota Timberwolves, los New York Knicks y Los Ángeles Lakers, equipos que están en un mal momento de juego y resultados.

Pero además de las derrotas, lo que preocupa viendo a los Kings es la pérdida de sintonía entre los jugadores y de la identidad de este equipo que les llevó a empezar la temporada siendo una de las grandes sorpresas. Actualmente el equipo juega a lo que su dueño, Vivek Ranadive, y su general manager, Pete D’Alessandro, querían que jugase, siendo uno de los equipos que más rápido ataca y anotando mucho. El problema llega a la hora de defender, ya han perdido su intensidad defensiva y ha caído a la penúltima plaza de la liga en puntos permitidos cada 100 posesiones. A las órdenes de Malone, el equipo era disciplinado defensivamente, era un equipo muy físico y que reboteaba de forma excelente, como demostraban los números de DeMarcus Cousins en rebotes.

Al pívot y jugador franquicia del equipo no se le ve tan a gusto en la cancha, volviendo a quejarse mucho, llegando incluso a ser expulsado por una pequeña pelea contra Marcus Smart en el partido del 31 de diciembre en Boston. No ha podido ocultar su bajo estado de ánimo ante estos cambios en el estilo de juego y en los quintetos titulares, y se mostró frustrado en sus declaraciones tras la victoria frente a los Knicks del pasado sábado.

«Tenemos que volver a ser el equipo de antes, queriendo defender a un nivel muy alto y sintiéndonos orgullosos de nuestra defensa. No podemos ser un equipo que intente simplemente anotar más puntos que el resto. No somos así, nosotros defendemos y tenemos que volver a jugar ese tipo de baloncesto. Ahora mismo estamos dando pasos atrás y tenemos que volver al camino correcto»

Parece que el cambio en medio de la temporada de un entrenador en el que los jugadores confiaban y que tenía al equipo en una buena situación ha sido un gran error, aunque Corbin tiene tiempo para poder intentar cambiar las cosas y que volvamos a ver a los sorprendentes Kings que empezaron la temporada 9-5.