¿Podría Derrick Rose volver a ser el de antes?

Según Tim Grover, sin duda alguna

Derrick Rose
Keith Allison (CC)

Todo el que haya seguido con cierto detenimiento la temporada de Derrick Rose habrá podido comprobar que, a nivel físico, sigue siendo uno de los jugadores más explosivos de la liga. Sin embargo, sigue faltando algo.

Tim Grover, un respetado preparador físico, afirma que Derrick Rose necesita un plan de entrenamiento especial que le ayude a recuperar tanto la confianza física como mental que todavía no termina de estar ahí, haciendo especial énfasis en una clara falta de verticalidad del jugador:

«Derrick nunca veía sus tiros taponados una vez penetraba a canasta, nunca. Ahora, pasa de vez en cuando. Sigue teniendo su velocidad y su cambio de dirección y todas esas cosas, pero la verticalidad sigue sin estar donde debería».

«Sobre muchas de estas cosas no voy a culpar a Derrick, ya que él simplemente ha hecho lo que se le decía que debía hacer. Sin embargo, si no ha hecho lo que se le decía… entonces la cosa es diferente. Aun así, si se le han dicho cosas que no funcionan bien con el tipo de jugador que es, por cómo se mueva y lo explosivo que es, la cosa es que no puedes utilizar un entrenamiento predeterminado para él. Tienes que diseñar un entrenamiento desde la base, debes mirar su cuerpo y decir ‘Eh, este entrenamiento está diseñado para Derrick Rose… no está diseñado para otro jugador de Bulls. Está diseñado para ti».

Según Grover, este procedimiento es totalmente necesario para que Rose sea consciente de sus verdaderas capacidades, de que sigue siendo un jugador capaz de hacer grandes cosas con su físico.

Grover también habló sobre algo que ocurrió en el 2011, en un partido benéfico en Filipinas. Según él, Rose estaba jugando completamente vendado, con todas sus articulaciones cubiertas, algo que Grover veía que no podía acabar bien. Al estar todas esas articulaciones limitadas por la cantidad de vendajes y diferentes coberturas que Rose utilizaba, estas no podían absorber toda la fuerza que un jugador de sus cualidades desplegaba, lo que, poco a poco, probablemente fue desgastando el físico del base.

Grover nunca ha sido una persona cercana a Derrick Rose, pero es imposible negar que todos sus argumentos poseen una base más que lógica. Si los Bulls están dispuestos a apostar por el base y no han tirado la toalla con él, quizá este sea el momento perfecto para poner en práctica los consejos de Grover.