Un Kristaps Porzingis de RÉCORD envía a Lakers a los infiernos

New York Knicks 118 - 112 Los Angeles Lakers

Kristaps Porzingis New York Knicks
Los Lakers tuvieron graves problemas ayer para parar a Kristaps Porzingis. Nil Alemany (SB)

Victoria de los New York Knicks, en el Staples Center más púrpura, a Los Angeles Lakers, en lo que supone la séptima victoria en los últimos diez partidos de los chicos del Madison. Partido marcado por la enorme actuación de la dupla visitante, Derrick Rose y Kristaps Porzingis, realmente dominadores en una noche de derrota más en LA.

Las noticias positivas volvían al Staples Center tras muchos días de infortunios, y es que Luke Walton llegaba con la vuelta de D’Angelo Russell y Nick Young tras sus respectivas lesiones, y tras su respectiva caída en picado más allá de los puestos de Playoffs. En el otro lado, unos Knicks que venían embalados y que buscaban confirmar aquí lo que es un secreto a voces, que estos Knicks van muy en serio por el Este.

Pese a las vueltas de Russell y Young, Walton no pudo ver milagros en sus esperados regresos. Así, la joven perla púrpura no estuvo al nivel que su equipo necesitó para conseguir la victoria, y Young quizás lo estuvo, pero su físico no pudo aguantar todo lo que los Knicks le exigieron hasta el final.

Al final, y pese a los esfuerzos púrpuras hasta la última gota de sudor, los Knicks consiguieron llevarse el gato al agua. Quizás con más esfuerzos de los esperados, hubo incluso ventajas de último cuarto para los locales, pero a fin de cuentas, los chicos sanos siguen estando del lado contrario de los hombres de Luke Walton, y sus buenos tiempos parecen haberse esfumado.

En las claves del partido, sin duda, marcar a Kristaps Porzingis como uno de los grandes nombres nombres de la noche. Llegaba con molestias en su rodilla, y supo salvar sus problemas físicos, y ser un pilar básico para los suyos. Porzingis sumaría 26 puntos y 12 rebotes, y sobre todo, 7 tapones, que significan su récord absoluto, de «matamoscas», en un partido de la NBA.

Acompañándole, Derrick Rose, el cual día a día demuestra estar más recuperado que el anterior de sus eternos problemas de lesiones, produciría 25 puntos, 3 rebotes y 2 asistencias. Además, Brandon Jennings, desde la segunda unidad, sumaría 19 puntos y 4 asistencias, lo que es una constatación de los problemas que están teniendo los chicos de Walton en la posición de base en estos tiempos de bajas en su plantel y en esta posición.

En el lado contrario, el de la derrota, marcamos a Luol Deng con sus 22 puntos y 5 asistencias, quizás su mejor partido como púrpura. Pero también, el doble doble de Julius Randle, con 17 puntos, 10 rebotes y 4 asistencias, además del poder ofensivo exterior de Lakers, con Jordan Clarkson, Nick Young o Lou Williams, de nuevo, siendo el mejor sustento para los de LA.

Pero no pudo ser, los chicos de Walton siguen entre algodones, y los Knicks lo supieron aprovechar en una noche que no fue de recuperaciones, sino de constataciones. La constatación de que en esta liga juega un cisne, se llama Kristaps Porzingis, y esta noche se doctoró en un cancha de ensueño, el Staples Center de LA.