Los Pistons y Detroit, serán uno de nuevo

Será la próxima temporada, tras 38 años fuera de la ciudad

Detroit Pistons
Fuente: Wikimedia (CC)

Al fin, el miembro del Salón de la Fama, Dave Bing, podrá disfrutar de su equipo, los Detroit Pistons, de nuevo en la ciudad que llevan por nombre, tras marcharse en la década de los 70 a la ciudad de Pontiac para jugar en el Silverdome, un estadio de fútbol americano, dejando atrás el Cobo Arena, su por entonces lugar de juego, para regresar el próximo año al Little Caesars Arena.

Desde que el primer propietario de la franquicia llevó al equipo de Fort Wayne a Detroit en 1957, los Pistons y la ciudad del motor siempre han tenido una de esas conexiones que se nota que son únicas, como si estuvieran hechos el uno para el otro.

Pero, el mal momento deportivo y económico del equipo, y también la mala situación de la ciudad, como disturbios y enfrentamientos racistas, a parte de un mayor apoyo al equipo de hockey, los Red Wings, hicieron que la franquicia saliera fuera, hacia el Pontiac Silverdome, a 19 kilómetros al norte, y luego, en 1988, al Palace of Auburn Hills, a 40 km, que es la actual casa del tres veces campeón de la NBA.

Su regreso hará que hasta cuatro equipos profesionales estén en la misma ciudad, a saber: los Red Wings de la NHL, de hockey, con los que compartirán pabellón, el Little Caesars Arena, que se inaugurará en 2017; los Tigers de la MLB, de bésibol, y los Lions de la NFL, de fútbol americano, e incluso una futura franquicia de la MLS, de fútbol, hacen del sitio uno de los más potentes a nivel deportivo de todo Estados Unidos, y que junto con el lento y paulatino renacimiento de la ciudad volverá a hacer que sea uno de los centros con mayor actividad del país.

Tom Gores, propietario actual de los Pistons, dijo: «Creo que todo el mundo sintió que sin los Pistons simplemente no estaba completo. Fuimos miembros desparecidos de la familia».

Además, el comisionado de la NBA, Adam Silver, analizó que la inversión valdría la pena y sería posible.

Esto fue lo que el equipo de los Pistons escribió en un correo:

«Estaría contribuyendo en gran medida a la revitalización económica de la ciudad, y sería la continuación de una tendencia que hemos visto en todo el país, con los equipos volviendo a los centros metropolitanos, lo que repercute positivamente en el desarrollo urbano«.

Y volviendo a Bing, preguntando al periodista que le hizo una entrevista si había cubierto un partido en el Cobo Center, dónde él jugó durante 9 temporadas, éste le dijo que sí, pero que no había sido el mejor partido, sino uno en el Joe Louis Arena, propiedad curiosamente del mismo equipo con el que compartirá cancha el año que viene, los Red Wings, en el que Isiah Thomas anotó 16 puntos en 1 minuto y 33 segundos para forzar la prórroga ante los New York Knicks.

Nunca antes se disputó un partido en esa pista, y nunca fue tan obvio que los Pistons no deberían haber salido de Detroit, a tenor de lo ocurrido aquel día.

Por último expresó: «Es el deporte de la ciudad. Y esto es así desde hace mucho tiempo».