ANÁLISIS ACB: El rejuvenecer del Movistar Estudiantes

5 jugadores en la plantilla aún no sobrepasan los 24 años

El mercado de la ACB está que arde, y a pesar de que el Movistar Estudiantes aún no ha realizado ningún movimiento de fuerza mayor todavía, si ha empezado ya a planificar la temporada 2018-19 en lo que parece cada vez más una apuesta fuerte por el núcleo joven del equipo por parte de Josep María Berrocal, nuevo entrenador del equipo. Y es tal esta apuesta que, de las 9 fichas que tiene el equipo comprometidas, 5 de esos jugadores no superan, a día de hoy, los 24 años de edad. Un modelo que, en los últimos dos años, ha funcionado como la seda; un núcleo joven y con potencial que va entrando poco a poco en la disciplina ACB secundando a un núcleo más consistente liderado por un líder anotador que mantiene al equipo en momentos de escasa lucidez ofensiva. Y los fichajes de Zoltán Perl y Nikola Jakovic confirman este rumbo del equipo colegial.

Zoltán Perl, Nikola Jankovic y las ligas balcánicas

Los dos primeros fichajes de este verano han sido dos jugadores jóvenes de ligas menores. Quizás no son incorporaciones de mucho renombre, pero teniendo en cuenta el argumento de la edad, son dos incorporaciones positivas para el equipo. Éstas son Zoltán Perl, escolta húngaro de 23 años y Nikola Jankovic, ala-pívot serbio de 24 años.

El húngaro, sin mucha experiencia en el baloncesto europeo, . Puede parecer un fichaje de fondo de banquillo a un jugador de una liga desconocida, pero lo cierto es que hay cosas en el juego de Zoltán que destacan pese a ser un desconocido. No sabemos realmente cual es el nivel real que puede aportar, pero detalles como su tiro de tres y, sobre todo, su buena penetración a canasta, nos pueden indicar que, con un cuerpo técnico de primer nivel a su disposición (algo que hasta ahora no ha tenido), puede ser un jugador que aporte cosas muy interesantes a la disciplina del Estudiantes. Y bueno, lo que supone también su corta edad y su capacidad de mejora.

Lo más sólido que tenemos para tener una primera toma de contacto con Perl fue el Eurobasket 2017, en el cual aportó a su selección 12 puntos y 3,2 rebotes de media en 22,6 minutos en pista, dejando una sensacional actuación contra la selección serbia de 22 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias y 2 robos para 27 de valoración.

Zoltán Perl, perla húngara en el Estu. Fuente: kosarsport.hu

En cuanto al Nikola Jankovic, con mayor cartel en el basket europeo, llega al Movistar Estudiantes procedente del Sakaraya BB de la segunda división turca, club en el que ha pasado la temporada 2017-18. No obstante, Jankovic fue nombrado MVP de la liga Adriática en la 2016-17, premio que han ganado jugadores como Ante Tomic en la 2008-09, Dario Saric en la 2013-14 o Nikola Jokic en la 2014-15. Aquel año, sus promedios fueron de 16,6 puntos, 7,2 rebotes, 1,4 robos y 19,2 de valoración.

Según Berrocal comentó tras conocerse su fichaje, Jankovic es un jugador completo y con potencial que aportará más a medio que a corto plazo. Realmente, teniendo en cuenta la edad de Goran Suton, puede ser un posible relevo para el gladiador bosnio. 

Ludde Hakanson; ¿una apuesta real?

La temporada estaba planificada de manera que, con la renovación de Omar Cook, Ludde Hakanson siguiera aportando todavía desde el banquillo a la rotación colegial. Sin embargo, las constantes negativas del base americano acerca de continuar en el club pueden ser el primer paso hacia el aumento de rol del sueco. Con total incertidumbre sobre la continuidad de Omar, pero la absoluta certeza de que se buscará otro base de nivel en la calle Serrano, la idea era que Ludde siguiera aprendiendo con Cook como mentor, pero según qué base llegue, podríamos ver más minutos suyos esta temporada.

Pero mirando más a largo plazo, Hakanson es el jugador con más potencial del Estu y uno de los jugadores con más potencial de toda la liga. Rápido, eléctrico, con una muñeca privilegiada y todavía mucho por dar, es clave que Ludde vaya entrando más pronto que tarde en las fases calientes de los partidos. Lo único que le falta en su proyección es eso, continuidad.

A sus 22 años, nos ha dejado ya varias pinceladas de lo que es su talento.

Vicedo y Brizuela, un paso al frente

Y los líderes de este núcleo joven son, indiscutiblemente, los dos mismos jugadores en los que todo demente ha puesto sus esperanzas en estos últimos años; Darío Brizuela y Edgar Vicedo.

Si todo sigue en su curso natural de acontecimientos, independientemente de los refuerzos que lleguen en sus respectivas posiciones, tanto Darío como Edgar van a tener un rol parecido al que han tenido en este final de temporada, gozando de cada vez más minutos desde el banquillo y alternando cada vez más apariciones en el quinteto titular. Los dos jugadores han crecido muchísimo a lo largo de estos años y cada vez se van convirtiendo en jugadores más fiables. Recuerden, si no, la metamorfosis que ha sufrido Darío desde principio hasta final de temporada, algo que le ha valido para recibir la llamada de la selección después de quedarse fuera de la primera ventana disputada.

Edgar, además, se prevee que tenga más peso en el equipo al ser el jugador que más lleva en el equipo y haberse postulado como uno de los líderes del vestuario. Su situación todos los años suele ser una total contraposición; parece que Vicedo está preparado para irrumpir como ya titular indiscutible cada inicio de temporada, pero tiene la mala suerte de coincidir en el mismo puesto que la estrella del equipo. Pasaría con Juancho Hernangómez en su último año en la ACB y ha pasado este curso también con Sylven Landesberg. Veremos que pasa en este mercado y veremos si por fin Edgar Vicedo recibe esa llamada de la titularidad, pues tanto por arquetipo de jugador como por prestaciones al equipo, quizás sería positivo ya confiar en él de manera más regular.

De nada sirve sin minutos

Uno de los peros más significativos de la etapa de Salva Maldonado al frente del Movistar Estudiantes ha sido, quizás, la poca confianza depositada en algunas fases de la temporada hacia los jóvenes. Si bien el final de curso fue una muestra de lo que tanto Edgar, como Darío como Ludde pueden aportar, el principio de esta fue un camino duro para ellos, al no contar con oportunidades sólidas. Y lo que está claro es que, sin oportunidades, no sirve de nada mantener un núcleo joven con potencial.

Este ha sido uno de los motivos de la llegada de Josep María Berrocal entre otras cosas. Con Berrocal, todo parece indicar que este año veremos una mayor aportación del “Young core” secundando a esa estrella que aún está por llegar.