Carlisle el perfecto director de orquesta

Durante el partido de anoche dirigió su partido número 1000

El entrenador de los Mavericks, Rick Carlisle, ha llegado a la mágica cifra de 1.000 partidos entrenados en la NBA tras la victoria de los Dallas Mavericks ante OKC Thunder de anoche por 112-107.

Han pasado ya 13 temporadas tras su debut en la temporada 2001-2002 dirigiendo a los Detroit Pistons logrando esa misma temporada el trofeo Red Aurbach. El premio, que lleva el nombre del mítico entrenador y directivo de los Boston Celtics reconoce al mejor entrenador de la NBA, logro harto complicado de conseguir y aún más difícil si cabe es lograrlo en tu primer año como entrenador en la mejor liga de baloncesto del planeta ,bien es cierto que Carlisle contaba con 12 años de experiencia previa como entrenador asistente en New Jersey Nets, Portland Trail Blazers e Indiana Pacers.

Tras sus dos temporadas en Michigan, Carlisle cogió las maletas para ocupar el puesto dejado por Isaiah Thomas en el banquillo de los Indiana Pacers. El experimento no funcionó y en 2008 llegó al banquillo de los Mavericks de la mano de Mark Cuban, puesto que continua ocupando en la actualidad tras haber cosechado innumerables éxitos entre los que se encuentra el anillo conseguido al frente de la franquicia texana en la temporada 2011.

Carlisle es reconocido por la propia NBA como el segundo mejor entrenador de la liga (tras por supuesto Popovich) y tras el partido de anoche se convierte en el 26º entrenador en dirigir 1.000 partidos en la liga. Su balance a día de hoy es de 591 victorias y 409 derrotas, lo que le coloca con un balance de cerca del 60% de victorias durante su carrera.

Este hito le coloca entre uno de los mejores directores de orquesta de la historia de la NBA, y puede que lo mejor aún esté por llegar debido en gran parte a su juventud (55 años). Desde aquí queremos felicitar al bueno de Rick y desearle que, por lo menos, llegue a entrenar otros 1000 partidos más.