Love tira del carro y los Cavs ganan ajustadamente en Charlotte

Cleveland Cavaliers 91 – 87 Charlotte Hornets

www,bleacherreport.com
www,bleacherreport.com

Unos Cleveland Cavaliers sin LeBron James llegaban a Charlotte con ganas de recuperarse tras las tres derrotas cosechadas en los tres últimos encuentros. Los locales, también sin su gran estrella Al Jefferson, querían cortar su racha de cuatro derrotas consecutivas, más aún tras conocer la lesión del genial alero LeBron James, quien estará fuera de las canchas por dos semanas, siendo su lesión más larga de su carrera.

El primer cuarto nos dejó ver a unos Hornets muy concentrados, con un juego muy bien trenzado y una agobiante defensa que dejaba a los pupilos de Blatt sin ideas. También consiguieron controlar algo que lleva siendo su gran problema durante esta temporada, el rebote, tanto ofensivo como defensivo. Un gran logro, más aún si tenemos en cuenta que en frente tenían a una bestia en este aspecto como Tristan Thompson. En el apartado ofensivo destacó un sorprendente Cody Zeller, quien con 6 puntos, 4 rebotes y 2 asistencias en solo 6 minutos dio un auténtico recital, quedando demostrada la mejoría con respecto al año pasado. El marcador al término del primer cuarto era de 16-25.

En el segundo período cambió un poco la dinámica del encuentro. Los visitantes encontraron algunos huecos en la defensa local, y, gracias a eso y al acierto en los tiros libres, consiguieron incluso ponerse por delante en el marcador, pero gracias a los magníficos minutos que siempre realiza el base suplente Brian Roberts, los de MJ volvieron a rebasarlos en el marcador, consiguiendo una nueva ventaja de 6 puntos. Cabe destacar que la defensa de los Hornets dejó sin anotar un tiro de campo a los Cavaliers durante más de 6 minutos en el tramo final del cuarto. Con la ventaja favorable a los Hornets y un marcador de 40-46 nos marchábamos al descanso.

A la vuelta del descanso el partido dio un giro radical. Tras dos minutos del tercer cuarto y estando el partido aparentemente igualado, los Cavaliers pidieron un tiempo muerto. Tras dicho timeout. Kevin Love entró en racha y anotó tres triples en tan solo un minuto, dándole la vuelta al marcador y consiguiendo una ventaja que ya nunca dejarían escapar. A la explosión de Love hay que sumarle el trabajo bajo los tableros de Tristan Thompson, quien, con Biyombo y Zeller en el banco, no tenía problemas para capturar todos los rebotes que pasaban a su alrededor, haciendo que los suyos consiguieran hasta 16 puntos en segundas oportunidades. Con un marcador de 72-64 y unos Hornets hundidos moralmente nos marchábamos al último cuarto.

Aunque parecía que el partido estaba prácticamente sentenciado, Gary Neal no se dio por vencido y continuó lanzando sin piedad para intentar acercarse en el marcador. 6 puntos seguidos suyos (sin contar un tiro libre de Jason Maxiell) les dio, a compañeros y aficionados, las alas para creer que la remontada era posible. Con la entrada de los titulares, más el ensordecedor ruido de los fans de los Hornets, los de Clifford se pusieron a solo tres puntos (86-83) a falta de 50 segundos, pero el acierto en los tiros libres del base Kyrie Irving no permitió a los locales ni siquiera soñar con una victoria. El resultado tras el sonido de la bocina que denotaba el final del encuentro fue de 91-87.

El próximo encuentro de los de David Blatt será el próximo domingo, y recibirán en casa a un equipo como los Dallas Mavericks, en un partido que se antoja, cuanto menos, muy interesante. Los Hornets, por otro lado, viajarán hasta Florida para enfrentarse, de nuevo, a los Orlando Magic de Oladipo y compañía, para intentar tomar la revancha tras la derrota de los de MJ hace tan solo un par de días.