La reacción de los compañeros de Marcus Smart sobre su lesión

Cuentan como vivieron el momento escalofriante

Foto: Skip Perham (CC)
Foto: Skip Perham (CC)

Todos los jugadores y allegados al cuerpo técnico de los celtics dijeron lo mismo con respecto a Smart después del último partido donde el base tuvo una dislocación grave en los dedos de su mano derecha:
Evan Turner le remarcaba a los periodistas durante el entretiempo:

“Smart es un tipo duro”.

Terry Rozier, el rookie y figura del encuentro, una vez enterado de lo que había ocurrido no dejo dudas tampoco:

“Smart es un jugador duro”.

James Young quien fue drafteado con el jugador Texano y es el que más lo conoce en el plantel, no quiso que haya duda con respecto al temperamento de Marcus:

“Él es un tipo duro, duro, duro, duro”.

Más allá de esto, sus compañeros y todos en el estadio se asustaron cuando Smart, mediando el segundo cuarto, se arrojó de cabeza a una pelota dividida. Cayó al suelo y empezó a gritar de dolor tomándose la mano derecha. Se preveía lo peor… sabiendo de la dureza del jugador y de su capacidad de tolerancia a los golpes. Pero para alegría de todos, solo fue una dislocación en dos huesos de su mano y no hubo quebradura de ningún tipo.

“Cuando escuche los gritos, no tuve la mejor sensación del mundo», dijo el entrenador de los Celtics en la Summer League, Micah Shrewsberry

Su amigo James Young temió por lo peor en un primer momento:

“La verdad que muchas cosas pasaron por mi cabeza en ese momento”. “Lo primero era saber que estaba bien pero cuando vi sus dedos salidos de lugar pensé que se los había roto”.

La lesión fue muy difícil de digerir para todos en el mundo Celtic, porque Smart estaba realizando un verano excelente, mucho más agresivo en ataque, yendo hacia el aro, tomando mejores tiros y mostrando todo su repertorio de liderazgo y defensa al que nos tiene acostumbrados.

«Está jugando muy bien», dijo Turner en el descanso, poco después de que se produjera la lesión. «Creo que ha demostrado todo lo que tenía que demostrar. Esperemos que todo esté bien. Una vez más, va a recuperarse, por su energía, su esfuerzo…obviamente supongo algo así podría suceder cuando dejas todo en la cancha como él lo hace. Estoy rezando para que esté bien”.

Después del partido Shrewsberry dijo que Smart se encontraba de buen humor y que estaba repartiendo fotos de sus dedos a todos sus compañeros, cosa que realmente le produjo un revoltijo de estómago a su entrenador.

“Me impresionó con la sangre, y las imágenes eran muy crudas… no quise seguir mirando”.

Rozier sabe lo que es este tipo de lesión ya que la sufrió dos veces en el lapso de una semana, pero con su dedo meñique.

“Él se va a recuperar bien, fue una locura cuando me ocurrió a mí y vi mi dedo totalmente fuera de lugar. Él va a estar bien”.
“Con este tipo de lesión hay que descansar y no forzar el dedo, simplemente descansar y se recuperará rápido”.

Young que ha sufrido muchas lesiones durante este tiempo en la NBA se muestra con más experiencia y le pide paciencia a su amigo:

“Simplemente no tiene que forzarse». «Nuestro cuerpo médico no le va a dejar, son muy buenos en esto”.
“Es mi hermano, mi amigo y se que se va a recuperar rápido”.

Todos confían en una pronta recuperación del base, veremos si se puede reponer antes del encuentro que tenía pautado el primero de agosto en África, en un partido en el que iba a participar como miembro del equipo de “resto del mundo” junto a su compañero Evan Turner y con estrellas como Chris Paul y Marc Gasol.