El estilo Fred Hoiberg: El nuevo Maestro Zen

Fuego interior y por fuera calma

ChicagoBulls-FredHoiberg06052015
GoIowaState.com (CC).

Terminó la pretemporada y para alegría de todos con un game winner de Doug McDermott que cierra una pretemporada de menos a más en la que el saldo final son 4 victorias y 4 derrotas, en donde el último partido tuvo ingredientes especiales: el regreso de Derrick Rose, el game winner mencionado y un detalle cuanto menos especial: el regreso de Fred Hoiberg a su ciudad natal, Lincoln, Nebraska, hogar donde su abuelo fue entrenador de baloncesto durante más de una década en los años ’50. Un sueño hecho realidad para el entrenador que cuántas veces imaginó estar dirigiendo a un equipo NBA, aunque probablemente nunca uno como los Bulls en su casa, y ganando en el último suspiro del partido.

Mientras el equipo se concentra en labores de recuperación de sus piezas mermadas por lesiones, el desarrollo de los jugadores jóvenes y de rol, él se enfoca en lo que será el primer partido contra los Cleveland Cavaliers hoy martes 27, una cuestión de la cuál poco se ha discutido será trascendental en el camino que emprendan estos Bulls en los próximos años, la conducción que establezca Hoiberg para el equipo y estilo de juego que de ahí se imponga.

Solo basta observar unos minutos al entrenador debutante para saber de que se trata, viste de traje, camisa abierta en el cuello y se sienta como si fuera un espectador más en el banquillo, a la hora de hablar con sus jugadores no grita, les habla como si estuvieran en medio de un almuerzo. Es el estilo Hoiberg, aquel que busca imponer ideas sin perder la rigurosidad en lo táctico.

La presión es indudable, dirigir a los Bulls y debutar contra LeBron James debe ser una de las cosas que lo ha hecho repasar una y otra vez la pizarra antes de un juego. Sobre esta presión y como la maneja en los momentos críticos, que en la NBA son pan de cada día, el mismísimo Fred Hoiberg adelantó en una entrevista para KC Johnson del Chicago Tribune:

«He puesto toneladas de presión sobre mi. Pero esa presión esta sobre todo quienes están en esta posición., a cualquier nivel que estés entrenando. Me acuerdo que algunas personas me dijeron que no tomara el trabajo en Iowa State, porque podría manchar mi reputación en la comunidad. Yo no habría tomado eso si sentía que no podía tener cierto éxito».

«Siento lo mismo acerca de este trabajo. No habría dejado Iowa State si no sintiera que podemos ser competitivos por el campeonato».

«Así es como siempre he sido, esa es el tipo de persona que soy. Acabamos de tener una pequeña competencia. Mi entrenador en los Timberwolves (Flip Saunders) bromeaba con que yo hubiera sido un gran lanzador de béisbol, por la forma en que había tenido algunas rabietas después de los partidos. Pero bueno, cuando yo estoy en la pista, estamos todos juntos. Trato de tener una actitud calmada para los muchachos.»

Por si no fuera poco Fred Hoiberg viene a reemplazar a un excelente entrenador como lo fue Tom Thibodeau, el que durante 5 años marcó una idea de juego basada en el orden defensivo y que pudo formar una estructura de equipo que es la que vemos ahora (Rose, Butler, Noah, Gibson, Gasol) con la cual avanzó constantemente a Playoffs y fue candidato al titulo en más de una ocasión. El punto de quiebre para Thibs simplemente fue la ausencia de logros, y el desgaste del proceso producto de las odiadas lesiones y cuestionamientos en la interna. La pregunta ahora es ¿Podrá Hoiberg expandir el juego de los Bulls más allá de donde los dejó Thibodeau?.

Para la franquicia de la ciudad de los vientos el reemplazante no fue electo al azar, primero que todo hablamos de un ex-jugador de los Bulls, que aunque sin ser una estrella como profesional, jugó durante 10 años en la liga para luego pasar a asumir el riesgo de tomar un equipo moribundo en el puesto de entrenador, su casa de estudios en la Universidad de Iowa, donde había llegado a ser una figura del basketball universitario con un camiseta colgada en el pabellón de los Cyclones de la Estatal de Iowa. Con el equipo de promesas alcanzó un récord de 115 victorias v/s 55 derrotas siendo dos veces campeón de conferencia y llegando en los últimos 4 años a presentarse en el torneo final de la NCAA que agrupa a los 64 mejores equipos del país, todo un éxito para un técnico novato.

El éxito de su etapa universitaria se refleja en las palabras de Jamie Pollard, director deportivo de Iowa State, quien fue quien apostó por la contratación de Hoiberg:

«Los viejos aficionados de los Cyclones amaban que Freddy llegara a casa, es una historia que nunca podrían imaginar la de Fred dirigiendo desde el vestuario. Él conseguía animar a su equipo siempre de una forma puntual y constructiva, sabía como dejarse ver y no ser visto. Él coloca todo, pero nunca lo verás sudar. Tiene una actitud como calmante y eso es increíblemente reconfortante para los jugadores. Es capaz de mantenerlos en foco».

De los entrenadores que admira esta Kevin McHale, quien fuera su técnico en su etapa final jugando en Minnesota Timberwolves. En una entrevista con el periodista Sam Smith de NBA.com, el entrenador Hoiberg destacó de su mentor:

«Era tan bueno definiendo los roles y la comunicación. Tenía un plan muy claro de como generar espacios en la pista. Pienso que él utilizó las fortalezas de esos chicos como ninguno con los que he estado. Me encantó la forma en como se comunicaba, fueras el mejor jugador o el último en la banca siempre tenía un canal de comunicación abierto contigo.»

Para quienes no lo conocen Hoiberg es un entrenador que mezcla lo mejor del entrenador clásico con el entrenador moderno, virtud que lo ha llevado a una multitud de elogios.

De los clásicos algunos lo comparan con el mítico Red Auerbach quien impuso una dinastía Celtic basada en el contragolpe, algo totalmente innovador e imparable por más de una década en aquellos años. Igualmente importante a su estilo de juego para Auerbach era la relación cercana que establecía con sus dirigidos, algo que Hoiberg tiene muy en consideración y que está presente en las palabras dirigidas a McHale.

De los modernos algunos lo comparan con el reciente campeón del titulo Steve Kerr debido al aire de optimismo y camaradería que busca generar en sus dirigidos, por ejemplo se encarga de llevar música a las prácticas y de hablar en los espacios de almuerzo de modo más personal con los jugadores, así como de organizar salidas para construir espíritu de grupo. Con Pau Gasol tuvo una especial conversación luego del Eurobasket para chequear su estado físico y recomendarle reposo. Es como busca estar siempre al tanto del estado de sus jugadores, conversando con ellos para chequear su forma.

Por último y respecto a su estilo de juego, este año veremos de los Bulls un equipo más ofensivo y sin tantos cerrojos en defensa, en simples palabras un equipo que corra más la cancha y no de tantas jugadas de pizarra, cosa de gustos. A Hoiberg le gusta que sus jugadores fluyan en la cancha, de ser necesario que improvisen un tanto y dejen salir sus ideas, no es de mucho dar ordenes, prefiere que ellos tomen sus propias decisiones cuando están en la pista y encaren al rival ya que siente que eso genera confusión en el equipo contrario a la vez que optimismo y entusiasmo en los suyos.

Todo esto último pareciera estar resultando puesto que los jugadores se han mostrado gratamente sorprendidos con la iniciativa y atención que les transmite en cada charla Fred. En algunos de los mensajes podemos rescatar:

Taj Gibson:

«Hay días donde sólo habla y se relaciona con nosotros, eso es genial. A veces los chicos vienen desde un poco más abajo y es bueno tener un entrenador que viene hacia ti y te dice: «Esta bien, las cosas van a suceder, yo también he estado así».

Jimmy Butler:

«Él realmente se preocupa por cómo nuestro cuerpo se siente»

Derrick Rose:

«Me encanta todo lo que he entrenador a diseñado. Me tiene corriendo cuesta abajo cada vez que tomo la pelota».

Del mismo modo Rick Carlisle entrenador de los Dallas Mavericks, quien fuera su entrenador asistente en Indiana Pacers entre 1995 y 1999 destacó de su ex-dirigido:

«No tengo ninguna duda de que va a ser un entrenador de la NBA de alto nivel. Él siempre ha tenido una gran curiosidad intelectual para el juego y un gran amor y respeto por el deporte. Esos son todos los ingredientes para grandes entrenadores».

Esperamos de todo corazón que el éxito una vez más llegue a la Windy City sobre aquello Hoiberg cree que puede llegar o no, pero será mucho mejor si el éxito se logra de la mano de compañeros que sienten que se preocuparon por ellos durante el proceso.

Desde mañana comienzan los partidos en serio para este nuevo entrenador, puede que de la sorpresa y se transforme en un Steve Kerr, con el tiempos ser respetado como Kevin McHale o quien lo imagina algún día como Red Auerbach, ese sueño comienza desde hoy, y nosotros estaremos viendo ese partido, los invitamos a sumarse.

 

Nota del redactor: es sumamente difícil escribir una vez más de baloncesto, sobre todo si trata de un entrenador y su futuro, sin pensar en la tragedia que enluta a la NBA por la muerte de Flip Saunders. Un tipo entrañable que dio todo por el baloncesto y que por sobre todo más allá de buscar grandes jugadores, buscaba convencer a cada uno de sus dirigidos de ser mejores personas y profesionales, algo en lo que también Hoiberg cree y que de seguro intentará homenajear en su carrera en la mejor liga del mundo. Desde estas lineas vaya un saludo en homenaje a Flip, y de buena suerte a Fred en su carrera que lo ha hecho merecedor de un puesto en los Bulls.