La ironía de Robin Lopez marcando a Greg Monroe

Ambos pívots fueron objetivos de los Knicks en verano

Valentino Valdez(cc)
Valentino Valdez(cc)

Es peculiar que la primer persona que Robin Lopez tenga que marcar con la camiseta de los New York Knicks sea a Greg Monroe.

Monroe estaba entre los agentes libres favoritos de Phil Jackson para jugar de pívot en Nueva York. Luego de ser rechazado por Monroe, el presidente de los Knicks fue con Lopez, alegando estar igualmente feliz, a causa de la defensa que traía el ex Trail Blazers. Eso sí, costó una moneda: cuatro años, $54 millones.

“Es una tremenda coincidencia,” dijo Lopez. “Estoy entusiasmado. Cada vez que puedo jugar contra un gran pívot me encanta, especialmente como defensor. Me encanta defender buenos jugadores, y él es uno de los mejores que hay por ahí. Estas cosas me ponen contento.”

Ha habido diversas versiones acerca de la decisión de Monroe. El giro hacia Lopez lo marca retrospectivamente como una prioridad más alta por las deficiencias en esta área de Monroe. De hecho, hubo rumores acerca de que los Knicks no le ofrecieron inicialmente un contrato máximo a Monroe. De todas maneras, su agente David Falk afirmó que los Knicks le ofrecieron un contrato máximo por un corto y largo plazo.

Por su parte, el centro de 25 años viene encajando muy bien en la pretemporada, promediando 12.7 puntos y 8.2 rebotes en 23.6 minutos por juego.

Monroe la semana pasada dijo que los Bucks fueron sus favoritos, y que los Blazers fueron segundos, no los Knicks. Luego de que Monroe firmara, Falk dijo que los Bucks fueron su elección porque estaban viniendo de una aparición en los playoffs, y Monroe espera que este año sean aún mejor con su núcleo de jugadores jóvenes. Los Knicks vienen de 17 victorias.

“Como siempre dije, esto fue una decisión de baloncesto,” Monroe dijo. “Lo que hicieron el año pasado, yo lo ví. No necesitaba hacer mucho más.”

En las encuestas hechos a los GM la semana pasada, Monroe fue votado como la tercera mejor adquisición de la postemporada, y empatado cuarto como la adquisición más menospreciada. Promedió 16 puntos y 10.2 rebotes para Detroit la temporada pasada.

Lopez, 27, no está ni cerca de ser la amenzada en el poste bajo que es Greg, pero los Knicks quieren que sea una presencia defensiva, que proteja el aro y trabaje el rebote. La temporada pasada, Lopez bajó 394 rebotes, 56 más que cualquier Knick, jugando solamente 59 juegos por su mano rota.

“Estoy entusiasmado de estar aquí,” dijo Lopez. “Siento que encajo con Carmelo y KP [Porzingis], KO [Kyle O’ Quinn] y Derrick [Williams], un montón de jugadores diferentes. Estoy entusiasmado por estar aquí. Espero que ellos estén igual por tenerme.”

Habiendo jugado su carrera entera en el Oeste con Portland y Phoenix, los Knicks no lo han visto mucho en el Garden. A Lopez le gusta hablar de defensa casi tanto como de cómics, su pasión.

“Un punto que me gustaría hacer es que voy a ir a defender,” dijo Lopez. “Si las cosas están fuera de ritmo en mi ofensiva, me gusta reenfocarme en el partido haciéndolo en el lado defensivo de la cancha.”

Lopez habló sobre la defensa esta pretemporada.

“Fue un sube y baja,” dijo el pívot. “Pienso que todavía nos estamos acostumbrando a las coberturas de cada uno. La defensa es un concepto de equipo. Tenemos que estar en la misma página.”

Esperemos que así sea.