Una simulación dice que los Warriors ganarán 83 partidos

Curiosos datos surrealistas e imposibles

Stephen Curry, líder de los Golden State Warriors - Keith Allison (CC)
Stephen Curry, líder de los Golden State Warriors – Keith Allison (CC)

A dos meses del comienzo de la temporada y con el mercado ya relativamente estabilizado, llega el momento de empezar a imaginarse la forma en cómo se va a desarrollar la campaña 2016/17 y qué equipos darán la sorpresa, cuáles decepcionarán o qué equipos disputarán las Finales. El equipo de Golden State Warriors, al que muchos catalogan “de videojuego”, estaba claro que iba a ser el centro de atención de todas las previsiones. ¿Serán capaces de dar la talla? ¿Habrá problemas de química? ¿Cuántos partidos ganarán?

Esas son algunas de las preguntas que todo aficionado a la mejor liga de baloncesto del mundo se cuestiona en su cabeza. Para ello, existen algoritmos estadísticos que permiten hacer previsiones de todo tipo y, como es obvio, Golden State Warriors está en esas previsiones.

Una de ellas, elaborada por la propia NBA, da como resultado que el equipo de la Bahía está “roto”, hasta tal punto que la predicción augura que ganarán ¡83 partidos! de temporada regular. Otro dato interesante es que el vigente campeón de la NBA, Cleveland Cavaliers, ganará 64 partidos, siendo el segundo mejor equipo de la liga en ese apartado.

La explicación a esta incongruencia se encuentra en que el equipo entrenado por Steve Kerr ya había roto el récord de victorias de la liga, dejando el listón en 73 victorias, pero con el añadido de Durant y otros fichajes como Pachulia o David West, ha hecho que el sistema los vea “demasiado buenos”, hasta el punto de predecir algo imposible de ocurrir, debido a que la temporada regular se compone de 82 encuentros.

Ese hecho hace que, sumándole las valoraciones individuales de los recientes fichajes, el sistema considera que la calidad individual de Golden State Warriors sea demasiado para el sistema, y el sistema se acabe “rompiendo”. Una prueba más de que las predicciones, los tests del 2k y ese tipo de algoritmos no son precisos y que solo sirven para imaginar mínimamente lo que puede llegar a suceder. Sin la predicción oficial como batuta, habrá que ver finalmente a cuántas victorias llegan los Warriors y cuánto de cerca de quedan de esas 83 victorias imposibles.