El Iberostar Tenerife continúa líder en la Basketball Champions League

Iberostar Tenerife 106-84 Cibona Zagreb

Fuente. C.B. Canarias

El Iberostar Tenerife recibía en el pabellón Santiago Martín de La Laguna a uno de los clubes históricos de Europa, la Cibona de Zagreb, quienes llegaban a la isla con las importantes bajas de Ante Zizic, Zelko Sakic, Marin Rozic y Nebojsa Joksimovic, pero con la incorporación del base norteamericano Scottie Reynolds, quién no estaba aún en la plantilla en el partido que disputaron en Zagreb, y lleva una media de 17´8 puntos por partido en la Basketball Champions League.

Por parte de los locales, la baja por lesión de una de sus estrellas, Nico Richotti, y la reciente salida de Carl English, con destino al Alba de Berlín, serían las malas noticias con las que jugarían este primer encuentro de vuelta del grupo D, aunque contaron con la vuelta de Fran Vazquez a esta competición.

Y no le faltó razón al entrenador aurinegro, pues si en el primer enfrentamiento el Iberostar Tenerife dominaría desde el minuto 1, hoy en el Santiago Martín se encontraron con un equipo mucho más físico en defensa y fluido en ataque que en Zagreb, que nos dejó una primer cuarto muy igualado (21-21).

En el segundo cuarto las cosas continuaron igual durante los primeros 5 minutos, dónde continuaba sin un dominador claro del partido, pero tras un tiempo muerto pedido por los locales, el Iberostar Tenerife comenzó a tomar la ventaja con buenas actuaciones de Georgios Bogris y Davin White. Tras la bocina que indicaba el camino a los vestuarios, los canarios mandaban en el marcador con ventaja de 10 puntos (48-38).

Tras los 15 minutos de descanso, el Iberostar Tenerife se mostró más rudo en defensa y lograron endosar un parcial de 10-2 gracias a varios robos, pero no acabó ahí y Davin White, el mejor del partido hasta el momento, anotó dos triples consecutivos que levantaron a la grada de sus asientos. Los de Ivica Buric se vieron superados por unos locales que establecían una comodísima ventaja (84-57) tras un increíble tercer cuarto, dónde lograron anotar 36 puntos, a la vez que mostraban un gran espectáculo, a falta de 10 minutos por jugarse.

En el último cuarto, la Cibona de Zagreb se mostraba hundida tras lo ocurrido en el cuarto anterior y realizó 4 faltas en los primeros dos minutos para intentar parar el ritmo de los aurinegros y recortar diferencia en el marcador. Al verse ya con la imposibilidad de darle la vuelta al marcador, a falta de 5 minutos para el final, ambos conjuntos saltaron a la pista con todos los suplentes tras un tiempo muerto, lo que determinaría el marcador final, con victoria clara para el Iberostar Tenerife por 106-84.