New York Knicks se deshacen de los fantasmas de jugar fuera de casa

logran su cuarta victoria consecutiva lejos del MSG

New York Knicks
El rendimiento del los Knicks ha mejorado fuera de casa y ya son cuartos en el Este. Nil Alemany (SB)

De esta manera los New York Knicks siguen creciendo como equipo y también en la clasificación. Si los Playoffs comenzaran hoy, los de Hornacek tendrían incluso el factor cancha a favor en la primera ronda.

Tras la última victoria el pasado domingo frente a los Lakers por 118-112, el equipo se ha colocado cuarto en el Este con un récord de 14-10. Además esta semana podrían ascender a la tercera plaza, ya que Charlotte Hornets (tercero clasificado) juega dos partidos complicados lejos de casa. El equipo se siente muy optimista con la actual situación y saben que están en el camino correcto.

Joakim Noah habló de lo contento que se siente con el conjunto tras el partido frente a los Lakers:

“Me encanta este grupo de jugadores. Desde el inicio de temporada no nos ha importado lo que nos diga la gente, creo que esto es muy importante especialmente en Nueva York, que el grupo se mantenga concentrado y firme”.

“Cuando ganas nos ponen en un pedestal, y cuando se pierde parece que es el fin del mundo. Siempre tratan de encontrar algo para hacer el titular. Esta es una de las complejidades de jugar en los Knicks. Esto no sucede en ningún otro sitio”.

Una de las claves de que el equipo se mantenga en el camino correcto es la de tratar de que los mejores jugadores tengan el balón en las manos más tiempo. Kristaps Porzingis realizó un gran partido con 26 puntos, 12 rebotes y 7 tapones. Derrick Rose le acompañó con 25 puntos en una serie de tiro de 12/15.

Rose declaró que solo hizo lo que la defensa rival le permitía, le dejaron espacios y él los aprovechó. Porzingis también habló tras el partido para transmitir que la buena racha del equipo es gracias a la buena química que hay dentro del vestuario.

Carmelo Anthony dejó muestras de esa buena química que se respira:

Confiar, confiar unos en otros, creer en lo que estamos haciendo, en nuestros sistemas y en nuestra manera de atacar y defender. Los chicos se sienten cómodos”.

Durante la primera parte los Lakers fueron agresivos con Carmelo Anthony cada vez que recibía el balón. Los dos contra uno eran constantes sobre la estrella de los New York Knicks. Hornacek habló de la capacidad que tuvo el equipo de pasar el balón cada vez que se sucedía esta situación.

El punto negativo que empaña el 14-10 del equipo es la defensa. Los New York Knicks están ganando partidos a pesar de su defensa. Frente a los Lakers el equipo estuvo muy flojo defensivamente, pero delante tenían a un equipo peor incluso en este aspecto que los Knicks.

Esto no pasa desapercibido para Hornacek. El entrenador quiso quitarle hierro al asunto diciendo (entre risas) que los Knicks consiguieron defender bien durante el último cuarto. Y afirmó que el equipo se llevó la victoria gracias a dos “chicos” que estaban ‘on fire’, haciendo referencia a Derrick Rose y Brandon Jennings.