Golden State Warriors asegura la victoria ante unos peleones Wolves

Goldens State Warriors 115 102- Minnesota Timberwolves

Los Warriors, con más problemas de los esperados - Stephen Curry, Golden State Warriors (Tim Donovan CC)
Los Warriors, con más problemas de los esperados – Stephen Curry, Golden State Warriors (Tim Donovan CC)

Los Warriors comienzan una serie de 5 partidos en casa ante los Minnesota Timberwolves pero con una baja muy importante, la de Draymond Green, lesionado la anterior noche. Se enfrentan dos de los equipos con mayor capacidad ofensiva de la NBA, con lo que el espectáculo puede estar asegurado.

Comienzo muy fuerte de los locales con su Big Three repartiéndose los puntos, contrarrestando así los normalmente buenos inicios de partido de los visitantes, merced a un gran acierto en el tiro, como en ellos suele ser habitual. A pesar de ello, cuando esos porcentajes bajaron, ahí estaban los Wolves para recortar esa pronta ventaja y volver a igualar el partido de nuevo. El cuarto terminaría con un 33-30 a favor de los de Minneapolis.

En el segundo cuarto no se consiguieron conservar los tremendos porcentajes del primero, y las defensas comenzaron a hacer mayor efecto tanto en uno como en otro equipo, tras solo anotar un triple los Timberwolves como única canasta en 4 minutos de juego. A partir de ahí, ambos conjuntos volvieron a la inercia del primer período: canastas ataque sí, ataque también, donde las defensas intentaban impedirlo pero eran incapaces ante el poderío ofensivo en uno y otro lado. Con un pequeño parcial final de los Warriors y un buen Durant se llegó al 48-56 al descanso.

Como era de esperar, los Warriors intentaban distanciarse sabiendo los problemas que tienen los Wolves en los terceros cuartos. Y esto no ocurrió hasta los últimos minutos, ya que en un principio los Wolves eran capaces de aguantar las distancias gracias a LaVine, pero al final del período comenzó a aparecer Curry y, con ello, los locales consiguieron aumentar la ventaja hasta el 90-73 antes del último tiempo.

A pesar de la teórica gran distancia conseguida, los Wolves no daban su brazo a torcer y poco a poco iban recortando distancias hasta el punto de ponerse a menos de 10 puntos y conseguir incomodar a los Warriors. De hecho, Towns tuvo un triple para acortarla hasta los 5 puntos, pero tras el fallo y un par de buenos ataques de los locales terminaron por dilapidar las opciones de los visitantes y asegurar la victoria.