Karl-Anthony Towns demuestra su potencial con los Wolves

El Nº1 del Draft promete muchas alegrías en Minny

Desde el día en el que los Minnesota Timberwolves fueron los afortunados ganadores de la Lotería del Draft, una sana inquietud germinó en cada uno de nosotros como aficionados de este equipo, del cuál a la distancia también nos sentimos parte. Esta era aprovechar la oportunidad histórica de elegir antes que todos, el lujo de elegir al que quisiéramos comos si fuera de nuestro cumpleaños se tratase.

Nunca antes habíamos tenido esta oportunidad, lo más cercano había sido el pick 2 del 2011 Derrick Williams quien nunca logró explotar, peor aún si revisan esa clase esta rodeada de jugadores importantes en la liga. Pero quizás la mayor decepción que vivimos, y se extiende a cada amante de la pelota naranja, es lo vivido por Christian Laettner, pick 3 de 1992, quién hasta el día de hoy es considerado una de las máximas estrellas de la historia del baloncesto universitario, al punto de jugar en el famoso Dream Team del ’92 siendo aún un universitario (para que imaginen lo bueno que era), lamentablemente nunca pudo brillar a nivel profesional y terminó siendo uno más, pasando prácticamente al anonimato o el olvido.

Esto es lo que no queríamos repetir con esta elección del Draft 2015, ese era el miedo que acompañaba a nuestra fortuna, para ello había que ir por lo seguro en función de las necesidades del equipo, era en la pintura donde aún nos faltaba un ancla. El elegido fue un chico de origen dominicano llamado Karl-Anthony Towns, ganador de 3 campeonatos secundarios en New Jersey y proveniente de la prestigiosa Universidad de Kentucky, la cual es dirigida por Jhon Calipari, entrenador parte del Hall of Fame, que ha tenido entre sus filas centros de la calidad de Anthony Davis, DeMarcus Cousins, Enes Kanter y Nerlens Noel.

Para nuestra satisfacción, con los meses el temor se transformó en ansiedad y ahora último en expectativas, una correcta Summer League en que demostró su nivel sobre el resto nos dio el primer respiro, pero aún faltaba lo más difícil, verlo jugar contra jugadores de élite, cuestión que se proyectaba para los partidos de pretemporada, en donde en unos cuantos partidos, el desafío sería evaluar si estaba preparado para ganar un puesto de titular y ver como se complementaba con sus compañeros desde el arranque de temporada.

Sobre aquellos primeros meses que pasaron  muy rápido, una frase de la Summer League nos queda y habla de lo competitivo que es este chico:

«Yo estaba hablando con mi padre después de que perdimos contra los Bulls de Chicago el sábado. Este fue mi séptimo partido perdido en cinco años, incluyendo la escuela secundaria. Cada derrota es difícil. Se puede ver en mi cara un poco, estoy un poco herido hoy por perder.»

Es así como llegamos a esta semana, en donde el miércoles 7 de Octubre era la fecha marcada en el calendario para lanzar el balón al aire en un encuentro que enfrentaba a los Minnesota Timberwolves contra los Oklahoma City Thunder, allí dos cosas concitaron la atención de las más de 8 mil personas que llegaron al Target Center para ver el debut del equipo local en la preparación de una temporada que esperamos sea emocionante: el regreso de una astro de la liga, Kevin Durant, que volvía a ver acción luego de una temporada en el dique seco producto de una lesión en el pie derecho. Y en segundo lugar la puesta en marcha de las nuevas promesas Timberwolves, en donde destacaba el dominicano como una de las máximas figuras de una constelación de estrellas jóvenes que buscan construir una historia gloriosa para Minny.

Pese a la derrota propinada por Durant, Westbrook y compañía, el juego interior del equipo dejó buenas sensaciones, sobre todo en la combinación de Gorgui Dieng con el pick 1 Karl-Anthony Towns (KAT), quienes juntos sumaron 36 puntos para liderar el ataque del equipo.

El novato que anotó 18 puntos, con 5 rebotes, dos tapones y tres perdidas en 28 minutos de juego, lanzó para un 8 de 12 de campo, en donde destaca un trabajado tiro de media distancia que para los fanáticos de este equipo nos parece una re-edición del famoso tiro desde la diagonal de Kevin Garnett, sencillamente fantástico. Por lo demás sabemos que con la mirada atenta de «big ticket» el chico nuevo tendrá la tenacidad y el sacrificio como pilares sobre los cuales construir su carrera.

Con respecto a la participación del novato en su primer partido, el también debutante en esta oportunidad, Sam Mitchell, reconoció el rendimiento de su dirigido con una sencillas palabras:

«Karl hizo algunas cosas buenas, se podía ver su exuberancia juvenil, pasando por las fintas en la pintura y cosas de esa naturaleza»

Coloquemos las cosas en su lugar, es sólo el primer partido de pretemporada, en donde las defensas son flojas y el rival a vencer no se jugaba nada, al frente de Towns además estaba Enes Kanter quien, sin ser un mal jugador, no es parte de la élite de jugadores que podrían representar un verdadero desafío.

Dicho esto hay cosas que destacar, como la personalidad que llevó a Towns a tomar la ofensiva del equipo en sus manos queriendo colocar sus pergaminos para revalidar su titulo de pick 1 del pasado draft y candidato a llevarse el premio al Novato del año en la próxima temporada. Será interesante ver como se combina este juego interior con los jugadores que van por fuera de la linea de tres, para abrir más penetraciones, jugar más pick and pop o quizás porque no un alley-oop.

Para Anthony Towns todo es un poco más fácil: no tiene los problemas de salud y de peso que enfrentó Anthony Bennett al llegar a la liga, no tiene las preocupaciones de traspaso que envolvieron a Andrew Wiggins al llegar a los CAVS, sólo debe enfocarse en el baloncesto y superar preguntas importantes como por ejemplo: ¿como superar la rookie wall?, que es esa muralla psicológica que enfrentan los rookies a mitad de temporada, luego del AllStar, y que determina en gran medida qué jugador esta preparado para ser una estrella protagonista y quien será un actor de reparto. Para esto una vez más aparece el nombre de KG, al que se suma el Novato del Año 2015, ambos pueden explicar como enfrentar a la liga en el primer año e incluso llevarse una lección extra de como resistir vigente hasta los 39. La clave según muchos comentarios está en dosificar el aspecto físico durante los primeros meses para poder sostenerse en un calendario de 82 partidos al cual nunca se han enfrentado en sus carreras, además con esto minimizar el riesgo de las malditas lesiones de primer año.

En el proyecto de los Timberwolves será vital evaluar aquella dupla formada por sus dos picks 1: Andrew Wiggins y Karl-Anthony Towns, quienes pueden marcar una linda historia con la que soñamos desde niños. Acá no deberíamos interponer una discusión acerca de quien debe ser el líder del equipo, lo que sinceramente esperamos se resuelva de modo natural en base al rendimiento en cancha y voz de mando a la interna. Incluso por el momento nos parece que discutir sobre ello es menospreciar a jugadores como Ricky Rubio, que algo tiene que decir sobre todo esto. Lo que verdaderamente nos importa es que puedan congeniar y formar un núcleo que irradie química hacia compañeros y aficionados, eso va a ser fundamental para dar estabilidad al proyecto de los TWolves, pensando en construir un equipo que se sostenga por al menos 5 años sin desarmarse en el camino.

Pese a lo prematuro de la afirmación, es posible que la NBA haya encontrado una nueva figura para la liga. Desde ya muchos creen que será el centro más completo de la liga al cabo de unos años, a la altura de Anthony Davis, Marc Gasol o Andre Drummond. No debemos caer en el juego de compararlo durante toda su carrera con Jahill Okafor, son jugadores distintos y tienen proyecciones de desarrollo disonantes, reiteramos KAT lo tiene todo para ser el «pivot más completo» de la liga.

Cerramos este análisis, diciendo «grandes partidos de KAT» quien nos entregó un suspiro de relajo al saber una vez más que elegimos bien, que ese pick 1 fue bien aprovechado y nos tiene hoy comentando la gran actuación de uno de nuestros jugadores que quiere dar lo mejor de sí para brillar con luz propia.

Querida manada, el futuro es brillante!

Os dejamos con un vídeo que recoge las mejores jugadas de la nueva perla de Minnesota.