Merecida victoria de los Hornets en casa de un rival directo

CHARLOTTE HORNETS 107 - 99 ATLANTA HAWKS

Marco Belinelli fue clave para el triunfo de los Hornets. | (Foto: Nil Alemany, SB)

Partido interesante en cuanto a la clasificación de la Conferencia Este el que pudimos ver en el Philips Arena. Ambos equipos llegaban tras haber jugado la noche anterior; en el caso de los Hawks ganando en Toronto (125-121) y en el caso de los Hornets cayendo derrotados en Boston (88-96). Además, Charlotte recuperaba a su jugador franquicia, Kemba Walker, para este partido en el que estaba en juego el liderato de la División Sureste. 

El primer cuarto fue bastante parejo, quedando al término ambos equipos empatados a 22 puntos. Fue en el segundo cuarto cuando Charlotte consiguió despegarse en el marcador, llegando a conseguir una máxima en este período de 12 puntos (40-28) cuando aun restaban 6 minutos para el descanso, pudiendo mantenerla hasta el 53-42 con el que ambos conjuntos se fueron a vestuarios.

Lejos de entregar el partido, los Hawks trabajaron para conseguir ponerse de nuevo por delante en el marcador. Los Hornets llegaron a estar 15 puntos arriba, pero un acertado Paul Millsap, con 14 puntos en este tercer cuarto, situó a Atlanta únicamente 6 puntos abajo, 80-74, a falta de un cuarto por jugar.

En el último período los Hawks llegaron incluso a ponerse por delante a 8 minutos para el final (86-87), pero los Hornets volvieron a despertar e imprimieron una marcha más al partido en su tramo final, a la que los locales no pudieron responder, para conseguir imponer al final del partido el 107-99 a su favor. 

Por parte de Charlotte, 4 hombres con más de 15 puntos: Cody Zeller (16), Kemba Walker (18), Marvin Williams (19) y un Marco Belinelli que salía desde el banquillo (19). 

En cuanto a Atlanta, destacaron Dwight Howard con 23 rebotes, Paul Millsap y Tim Hardaway Jr (20 y 21 puntos respectivamente) y Kent Bazemore desde el banquillo con 17 puntos.