Cleveland deja a los Warriors sin venganza

GOLDEN STATE WARRIORS 108-109 CLEVELAND CAVALIERS

LeBron James, Stephen Curry, Golden State Warriors Cleveland Cavaliers
LeBron y Curry volvieron a verse las caras tras unas intensas Finales de junio de 2016/Erik Drost (CC)

En el día de navidad, como cada año, la NBA organizó el anual partido entre los dos equipos que jugaron la última edición de las Finales de la NBA, siendo el local el equipo que las ganara. En el caso de anoche, los Cleveland Cavaliers recibían a unos Golden State Warriors ansiosos de cobrarse venganza por cómo LeBron James y los suyos birlaron el Game 7 de las pasadas finales, que acabaron resultando en el primer título que un equipo de la ciudad de Cleveland ganaba tras 52 años.

El comienzo del partido estuvo marcado por un juego lento, sin mucho peligro pero con el suficiente como para no decir que el partido estaba estancado, aunque sí que ambos equipos tardaban una eternidad en avanzar numéricamente en el marcador. En esta parsimonia, momentáneamente los Warriors parecían llevar la iniciativa en el marcador, aunque no se alejaron demasiado de sus rivales, terminando el cuarto ganando 25-27. El segundo parcial siguió más o menos esa tendencia en el resultado según la cual los Warriors poseían una tímida ventaja en el marcador, aunque se vio que algún que otro jugador no se estaba empleando precisamente a fondo, como fue el caso de Stephen Curry. En este panorama, los Cleveland Cavaliers fueron incapaces de poder adelantarse, y acabaron yéndose al vestuario perdiendo 52-55.

La vuelta del descanso sí significó un cambio de ritmo en el partido, acelerándolo, e incitando a la estrella de los dubs Stephen Curry a entrar en el partido, que ya enchufó algún que otro triple, cuando hasta bien entrada la primera mitad del partido no había efectuado ningún intento de tirar a canasta. En este tercer cuarto, las ventajas sí que empezaron a ser significativas, aunque el partido empezó a circular por rachas, y una racha que encadenaron los visitantes en la recta final del cuarto les puso 80-87 para jugar el último cuarto.

El cuarto final fue la primera muestra de la intensidad que podríamos ver en unas Finales, con ambos equipos centrados en ganar en vez de estar centrados en no perder,  Sin embargo, si hablábamos de rachas en el tercer tiempo, en el cuarto Cleveland solía recibir muchos puntos y luego encadenar unos cuantos seguidos para empatar el resultado, que fue lo que sucedió en el último minuto de juego. Con 13 segundos en el reloj, Kyrie Irving se inventó una jugada para poner a los Cavs por delante en el partido, dejando a los dubs casi 4 segundos. Sin embargo, cuando los Warriors se disponían a iniciar su jugada, Richard Jefferson pisa a Durant, lo que lo desequilibra y hace perder el partido a los Warriors 109-108.

El mejor jugador del partido fue LeBron James, con 31 puntos y 13 rebotes, mientras que Kevin Durant anotó 36 puntos y atrapó 15 rebotes, aunque no dio la victoria a su equipo. Los Warriors jugarán su próximo partido el miércoles en casa contra los Raptors, mientras que los Cavs jugarán en un back-to-back contra los Pistons en Detroit.